Segundo a torcida do Grêmio e a imprensa argentina, a derrota do tricolor nesta terça (29), na Arena, teve um culpado: o zagueiro Bressan.

Questionado, mesmo antes do jogo, Bressan entrou no decorrer do jogo e logo nos primeiros segundos da sua participação, levou o primeiro cartão amarelo. Alguns minutos depois, foi dele o toque com a mão na bola, que resultou no pênalti marcado pelo árbitro, com a ajudo do VAR. Embora a direção, e a imprensa gaúcha e brasileira pouparem o jogador, os torcedores nas redes sociais, apontaram Bressan como o responsável pela desclassificação. E a imprensa argentina não perdoou.

Leia a matéria

Cuando Bressan entró, sin lugar a dudas, cambió el rumbo de la semifinal entre Gremio y River. Es que desde su ingreso a los 71 minutos en lugar de Miranda, que dejó el campo por problemas musculares, se empezó a torcer todo para los locales. Para empezar, se puede señalar que sólo tardó segundos en ver la amarilla por parte de Andrés Cunhaluego de agarrarse a los manotazos con Javier Pinola en un corner.

A los 88 minutos, el encuentro del ex Peñarol terminó de complicarse cuando el VAR entró en acción para marcar una mano que nadie había percibido. Ni Nacho Scocco, que le había pegado a la pelota en la jugada de la polémica, se dio cuenta del impacto en la extremidad del brasileño. Y con poco más de un cuarto de hora en cancha, tuvo que irse al vestuario por doble amonestación.

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here